Medicina en 3D

Por Nubbitel

abril 18, 2022

Hace unos días conocíamos la noticia de un pájaro, concretamente un cálao indio, que había salvado su vida gracias a la impresión 3D. Crescent, que así se llamaba el ave, tenía cáncer en el pico, una enfermedad de consecuencias fatales para una especie, por cierto, clasificada como vulnerable en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. La empresa Formlabs y un equipo médico de la Universidad Sur de Florida, construyeron el reemplazo de la parte afectada con una resina biocompatible llamada BioMed White que permite que sus impresoras 3D construyan productos para usar en cuerpos humanos, una tecnología que, en este caso, ha servido para posibilitar la intervención de Crescent.

Este procedimiento refleja una de las posibilidades más beneficiosas e interesantes de la impresión 3D, una tecnología, también llamada fabricación aditiva, que construye objetos capa por capa. El proceso es todavía muy costoso para competir con el plástico moldeado por inyección y otros métodos de fabricación a gran escala. La tremenda ventaja es que se puede utilizar para crear objetos muy precisos, completamente personalizados, como implantes médicos diseñados para personas específicas.  

 

Imagen de «Crescent»

En los últimos tiempos, la medicina ha sido uno de los campos en los que más beneficio ha producido el progreso en la tecnología de la impresión 3D, avances que se aplican en múltiples ámbitos.

Quizá una de las aplicaciones que más se conocen es la fabricación de prótesis. Gracias a las impresoras 3D se abaratan los costes en las prótesis personalizadas, que pueden ser vértebras, brazos, piernas y todo tipo de implantes.

Otro de los campos en los que se viene avanzando de manera notable es la fabricación de medicación adaptada. A partir de la impresión 3D, se pueden fabricar pastillas con la dosis exacta que necesita el paciente, contemplando, además, todos los factores a tener en cuenta a la hora de precisar el tratamiento, como pueda ser edad, peso, alergias… Una de las grandes posibilidades que ofrecería esta tecnología para la farmacología sería la posibilidad de poder combinar diferentes tratamientos en el caso de personas que tienen que tomar muchas pastillas cada día.

Medicación «a la carta» es otra de las importantes aportaciones de la tecnología 3D al campo de la medicina.

El equipamiento y el material quirúrgico son otro de los grandes frentes abiertos en el campo de la impresión 3D. Como venimos repitiendo, la posibilidad de personalización es determinante a la hora de contar con esta tecnología. Cada cuerpo, cada intervención, cada técnica… son circunstancias que pueden verse beneficiadas por el hecho de poder diseñar el instrumental quirúrgico con las medidas y características que más se adecúen al paciente y a la manera de abordarlo. Otra de las claves en ese sentido, es la posibilidad de poder imprimir el equipamiento necesario en lugares remotos o aislados a los que es muy complicado llevar el material del que estamos hablando, ya sea instrumental, prótesis o cualquier otro objeto necesario, de manera que los costes se reducen notablemente.

Las prótesis son una de la aplicaciones más conocidas del 3D en la medicina.

Quizá una de las áreas de investigación más importantes del momento es la impresión de órganos humanos o bioimpresión.  Actualmente, se ha producido un importante avance en la producción de órganos 3D destinada a estudiantes de medicina y cirugía. Los “aprendices” tienen a su disposición réplicas exactas de órganos para intervenir, diagnosticar… Éstos órganos no sólo sirven de “lugar” de aprendizaje para los profesionales en formación, también posibilita el ensayo previo a complicadas operaciones reproduciendo fielmente las condiciones en las que ésta se producirá. Sin embargo, el objetivo a medio y largo plazo es la reproducción de tejidos y órganos que puedan ser implantados en las personas y reemplazar los órganos humanos. Este avance multiplicaría exponencialmente las posibilidades de curación sin la dependencia de la aparición de un donante compatible. Otra de sus ventajas sería poder realizar investigaciones sobre estos órganos y tejidos sin tener que recurrir a los animales de laboratorio. En cualquier caso, las previsiones de que estos avances puedan verse materializados hablan de tres décadas, un período que puede parecer largo, pero que, sin lugar a dudas, marcará un antes y un después en la historia de la medicina.

 

También en nubbitel.es

Megaestructuras en 3D

Megaestructuras en 3D

Hace algunas semanas te mostrábamos algunas de las posibilidades más interesantes que aporta la tecnología 3D al mundo en el que vivimos. Desde aplicaciones en el ámbito educativo, doméstico, pequeños negocios… Sin quedarse embargo, su proyección está alcanzando...

Sembrando nubes

Sembrando nubes

  Está claro que la falta de agua es uno de los principales problemas a los que se enfrenta la humanidad para las próximas décadas. Por este motivo los científicos investigan formas de revertir la situación de alguna manera. Una de las propuestas en las que se...

Zoom sabrá cómo te sientes

Zoom sabrá cómo te sientes

En los últimos días hemos conocido que Intel y Classroom tecnologies se han asociado para el desarrollo de una tecnología a través de Inteligencia Artificial (IA) y capaz de detectar las emociones de los alumnos en función de sus gestos, su lenguaje no verbal, y la...

Queremos que estés cerca, sentirte, escucharte, leerte, interactuar contigo, compartir… 

¡Conecta con nosotros!