Internet 4G. ¿Es suficiente?

Por Nubbitel

septiembre 14, 2023

 

Hace unos días te hablábamos del WIMAX, un sistema altamente fiable y estable que estaría a la cabeza de las soluciones de conexión a internet fuera de la ciudad.  Es cierto que las conexiones de fibra van ganando terreno en nuestros pueblos, pero en ellos y, por supuesto fuera de ellos (parcelas, fincas…) hay muchos rincones en los que nos resulta bastante complicado tener una buena conexión a internet.

Para nosotros, sin duda, el WIMAX es la mejor opción. No obstante, también queremos hablarte de otras alternativas que puedes encontrar en el mercado para tu conexión a internet en lugares remotos. Hoy, concretamente, vamos a hablarte del 4G… bueno, y ahora también el 5G que, poco a poco, continúa su implantación por toda nuestra geografía.

Se trata de una tecnología que no requiere prácticamente ninguna explicación: es la que utilizan los teléfonos móviles que todos tenemos. Por ello, conocemos su funcionamiento en el caso de estos dispositivos, sin embargo, hoy hablaremos de su uso para llevar la conexión de internet a nuestros hogares u oficinas, algo posible gracias al uso de routers específicos que alojan en su interior una tarjeta SIM igual a la de nuestros teléfonos, y que emite una red wifi como cualquier router normal.

Un router 4G o 5G lleva utiliza las clásicas tarjetas SIM que todos conocemos por nuestros dispositivos móviles

Pero, ¿cuáles son las ventajas del uso de un router 4G? En primer lugar y, sobre todas las cosas, su movilidad. Un router 4G puede llevarse a cualquier lugar y, al no depender de un cable fijo como el resto de soluciones, podemos llevar nuestra conexión a internet allá donde queramos, pudiendo ir de un domicilio a otro con nuestro equipo a cuestas sin ningún tipo de problema. Tras ésta, sin duda la mayor ventaja, hablaríamos también de velocidades muy interesantes a la hora de navegar, mayores que las conexiones de cobre y ADSL tradicional, y, si nos referimos al 5G, estaríamos ante una navegación realmente rápida. Sin embargo, decantarnos por esta forma de acceso a internet, puede darnos bastantes quebraderos de cabeza.

Por explicarlo de una manera sencilla, la transmisión en este sistema se realiza a través de celdas situadas en las grandes torres que todos hemos visto y, dentro de las cuales, encontraríamos un importante número de antenas. Son éstas las que soportan la conexión de todos los dispositivos y routers. De aquí nace el principal problema y, sin lugar a dudas, la gran desventaja de este sistema: su tremenda inestabilidad.

En conexiones a través de 4G, hay ocasiones en las que es difícil no perder la paciencia

La calidad del servicio depende del número de dispositivos que se conectan a unas antenas que tienen una capacidad limitada en las que el reparto del flujo de datos es una suerte de “sálvese quien pueda”. Tendrían prioridad los dispositivos que primero se conectan y los que van llegando después se van “atascando” a medida que el sistema se sobrecarga. Es cierto que el 5G mejora este reparto de datos con soluciones de lo que se conoce como balanceo de carga, pero al final, las antenas tienen la capacidad que tienen y, si se ven sobrepasadas por el número de dispositivos conectados, pueden llegar a un punto de saturación que incluso lleve a la propia caída del servicio. Quien tenga este tipo de conexión en casa o, simplemente, observando nuestro acceso a internet en el móvil, que, tal y como decíamos, es la misma tecnología, habrá notado cómo en grandes concentraciones de gente o en períodos  como fines de semana o vacaciones,  en los que puedan producirse incrementos poblacionales, el funcionamiento de la red tiene unas prestaciones muy limitadas, en ocasiones llegando al límite de lo desesperante. Esto se produce porque el aumento de dispositivos conectados repercute directamente en la merma de un servicio que puede llegar a caer, afectando incluso a la telefonía. Un claro ejemplo de situaciones de este tipo fue la época de la pandemia en la que el uso de las conexiones 4G se vio completamente sobrepasado por la capacidad de las antenas en numerosas ocasiones.

 

Otra desventaja importante de este sistema sería la dificultad de ubicación del router dentro de nuestros domicilios u oficinas para conseguir una buena calidad de señal. Y es que, si al 4G ya le cuesta entrar en casa, el 5G se queda prácticamente en la puerta.

A partir de estos datos y, tal y como decíamos en días pasados, la mejor opción de conexión a internet en zonas a las que no accede la fibra es el sistema WIMAX. No obstante, en el improbable caso de que, en la ubicación que necesitas, no sea una opción viable, actualmente, hemos desarrollado alternativas con tecnología 4G que solventan gran parte de los inconvenientes de los que te hemos hablado. Por ello, te volvemos a recomendar que hables con nuestros expertos y te dejes asesorar para que puedas tener la conexión que realmente necesitas.

 

También en nubbitel.es

Internet fuera de la ciudad

Internet fuera de la ciudad

  Vivir en un pueblo pequeño, en una parcela, finca… fuera de las grandes ciudades, y de las medianas también, constituye una incontable lista de ventajas para nuestra salud física y mental, para nuestro bienestar en general. A veces tenemos la oportunidad de...

Nubbitel te lleva al futuro: IPv6

Nubbitel te lleva al futuro: IPv6

Hoy venimos a darte una gran noticia y es que, adelantándonos a la práctica totalidad de la competencia, hemos comenzado a implementar IPv6 en toda nuestra red. No te preocupes si no lo entiendes. Te lo vamos a explicar un poquito más. Lo primero, decirte que el IPv6...

Aquí hay trabajo

Aquí hay trabajo

  No, no nos hemos vuelto locos. Habitualmente, en estas líneas, nos dedicamos a hablarte de tecnología. Pero no estamos transformando este espacio en un tablón de empleo. No. Hoy te hablamos de la tecnología como el perfecto lugar para encontrar un buen trabajo...

Queremos que estés cerca, sentirte, escucharte, leerte, interactuar contigo, compartir… 

¡Conecta con nosotros!