La granja del futuro

Por Nubbitel

abril 8, 2022

La evolución del planeta en las últimas décadas dibuja un futuro seco y muy diferente al que conocemos. De hecho, ya son patentes muchos síntomas evidentes de esos cambios. Ante los escenarios descritos, la ciencia empieza a ofrecer soluciones y algunos ejemplos de ello los podemos encontrar en el ámbito de la agricultura.

Hasta hace muy poco, sería inimaginable encontrar una granja en medio de una gran ciudad. Y, sin embargo, hoy te vamos a hablar de una granja que se ubica en un parque industrial en el centro de New Jersey, con un paisaje alrededor que dista mucho de la imagen de sembrado en el campo que todos tenemos en mente: ambiente árido, camiones, aparcamientos… Una historia que nos cuenta nuestra compañera Claire Reilly dentro de su interesantísima serie “Hacking the Apocalypse” dónde hace un repaso de la tecnología que nos protege del fin del mundo. Si no la conoces, desde aquí te la recomendamos.

 

“Hacking the Apocalypse”

En la sede de Bowery Farming, hallamos algo que no se parece en nada a los campos en los que tradicionalmente han trabajado los agricultores y es que, tras la puerta de un vulgar almacén y pasando por una sala de descontaminación, se encuentra esta instalación que refleja perfectamente lo que puede llegar a ser el futuro de la agricultura.

El gran problema al que parece nos enfrentaremos a lo largo de las próximas décadas y los próximos siglos será la escasez de agua. Hablamos de un mundo que camina hacia la superpoblación, un clima cambiante y convulso y cada vez más presentes las restricciones de agua. Alimentos almacenables, cultivados a lo largo de todo el año, sin pesticidas y con un 95% menos de agua, son las cosas que ofrece esta granja del futuro a todo este panorama de incertidumbre que hemos dibujado.

No estamos hablando de una “aventura” tecnológica sino de la resolución de un problema masivo de dimensión mundial. Según la OCDE, el 70% del uso del agua en todo el mundo, se destina al riego en la agricultura. Es obvio que ésta nos proporciona alimentos y que todos necesitamos comer, pero, en términos globales, es una cifra que enciende todas las alarmas cara al futuro. Y es que desde la década de los 80, el consumo de agua ha ido en constante crecimiento, suponiendo un 1% cada año. La ONU cifra en 700 millones de personas en todo el mundo las que, en una década, podrían verse desplazadas por la escasez de agua. Desde luego, si juntamos esa sequía extrema a la incertidumbre del cambio climático, no parece que nos enfrentemos a un futuro especialmente alentador.

Imagen de Bowery Farming. Fuente: web de la compañía

En Bowery Farming cultivan hortalizas a partir de semillas en condiciones de control extremo, como si de un laboratorio se tratase. Las plantas se cultivan hidropónicamente bajo luces led que se han programado como imitación solar. Además, se encuentran en estantes móviles que se desplazan por el almacén en cintas transportadoras robóticas, lo que facilita su fácil acceso a cualquier trabajador. Y, sobre todo, toda la instalación funciona con agua purificada, que se recicla y se utiliza a través del sistema para minimizar el desperdicio. Sorprende que, estando ante una instalación tan futurista, nos encontramos ante una producción de aspecto inmaculado, con impecables lechugas verdes, casi de concurso, y todo ello sin ningún tipo de alteración ni modificación genética. Estamos ante una producción absolutamente sostenible y ecológica.

Tal y como confirma Irving Fain, director general de Bowery, se trata de un ambiente totalmente controlado, pudiendo crecer los 365 días del año, sin depender del clima o estacionalidad.

“Cada día para un cultivo en Bowery, es un día perfecto para ese cultivo. Tenemos la capacidad de asegurarnos que ese cultivo recibe la luz que necesita, el agua que necesita, los nutrientes que necesita.” 

De esta forma, todas estas variables pueden monitorearse y controlarse, e incluso modificarse en función del resultado final que quiera darse al producto final, tamaño, sabor… No es extraño que, en todo este entramado, conceptos como el de inteligencia artificial estén muy presentes. Bowery está respaldada por el CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, y la empresa matriz de Google, Alphabet, y promete un “alejamiento de 10.000 años de agricultura” según confirma Fain. Toda la introducción de las variables tecnológicas tiene un último objetivo: maximizar el rendimiento y el sabor. Según nos confirma Claire Reilly, y, más concretamente su paladar, en ese sentido estamos ante una realidad.

Bowery calcula que, en 2050, el mundo necesitará un 70% más de alimentos para satisfacer a toda la población. Estos cultivos, operativos todo el año, sin pesticidas y con una mínima cantidad de agua, producirán 100 veces más que una finca tradicional en el mismo espacio. Estamos pues, ante una de las grandes soluciones para uno de los grandes problemas del futuro inmediato.

Imágenes de Bowery Farming. Fuente: web de la compañía

También en nubbitel.es

Megaestructuras en 3D

Megaestructuras en 3D

Hace algunas semanas te mostrábamos algunas de las posibilidades más interesantes que aporta la tecnología 3D al mundo en el que vivimos. Desde aplicaciones en el ámbito educativo, doméstico, pequeños negocios… Sin quedarse embargo, su proyección está alcanzando...

Sembrando nubes

Sembrando nubes

  Está claro que la falta de agua es uno de los principales problemas a los que se enfrenta la humanidad para las próximas décadas. Por este motivo los científicos investigan formas de revertir la situación de alguna manera. Una de las propuestas en las que se...

Zoom sabrá cómo te sientes

Zoom sabrá cómo te sientes

En los últimos días hemos conocido que Intel y Classroom tecnologies se han asociado para el desarrollo de una tecnología a través de Inteligencia Artificial (IA) y capaz de detectar las emociones de los alumnos en función de sus gestos, su lenguaje no verbal, y la...

Queremos que estés cerca, sentirte, escucharte, leerte, interactuar contigo, compartir… 

¡Conecta con nosotros!